AGRICULTURA PERENNE DE BAJO ÍNDICE GLICÉMICO

Proyecto La Guajolota crece un espacio prototipo agroecológico para reflexionar que se puede y se debe combinar la agricultura anual con la perenne y que se puede rebalancear la producción hacia alimentos protectores contra la diabetes: más nueces, semillas, más frutas y verduras de bajo índice glicémico. La agricultura perenne de bajo índice glicémico es un concepto.

 
UN ESPACIO PARA DESARROLLAR UN MODELO AGROECOLÓGICO VIABLE

En un espacio que antes era un pastizal, ahora crece un huerto de frutales y nueces, con una sección de cultivo anual y barreras vivas de nopal y maguey. Sembramos y cosechamos carbono y usamos bioles y bocashis para fortalecer la vida del suelo. Lo hacemos en un bosque de niebla.

IMG_4677.JPG
IMG_5783.JPG
IMG_5073.JPG

El Antes

En agosto de 2018 comenzamos a diseñar e intervenir este espacio en el corazón de la sierra hidalguense. El sueño comenzó por convertir un terreno de pastizales y hierba silvestre en un "bosque comestible".

La barrera viva

Se designó un área de "bosque comestible" y un área de cultivos anuales. A orillas del terreno se sembró un cerco vivo, con nopales, magueyes, izotes, pemuches y pasto pampa. Retenemos agua e iremos construyendo un suelo sano. Ojalá en siete años raspemos pulque de esos magueyes.

Las terrazas

Con guingaro y azadón se modificó la pendiente del suelo y se dividió el área en dos terrazas. En esta área de cultivos anuales se siembran leguminosas y forrajes verdes en otoño-invierno y cereales en sistema de milpa en primavera-verano.

IMG_5837.JPG
IMG_5798.JPG
IMG_5835.JPG

Agroforestería entre las terrazas de cultivo

Sembramos estacas del arbusto regional de "piñón". Nos falta sembrar guashi y moringa alrededor. Estos pequeños árboles dan alimento, construyen un suelo sano y permiten que el sol entre plenamente a las terrazas de cultivo.

Flores a orillas del cultivo y entre los frutales

Sembramos cempasúchil, hinojo, girasol, ruda, floripondio en diferentes partes del territorio para atraer polinizadores y hacer un ecosistema más diverso.

Los frutales

En este futuro "bosque comestible" crecen manzanos, granada, capulín, kiwi, macadamia, nuez pecanera y zapote blanco. También sembramos tesgua, zarzamora silvestre, chayote y chilaca para jugar con los estratos del "bosque" y cosechar cultivos perennes en diferentes temporadas del año.

IMG_5834.JPG
IMG_5161.JPG
IMG_5164.JPG

Haba y alverjón en las terrazas

Se siembran en octubre o noviembre porque aguantan las heladas de invierno y preparan de nitrógeno el suelo para la primavera.

El Después

Durante 2019 este espacio agroecológico seguirá creciendo. El equipo de Proyecto La Guajolota recalibra el diseño del espacio y abre espacios de reflexión.

Diversidad de cultivos y rotación

En el huerto de la granja, además de gallinas y guajolotes, también sembramos amaranto, chía, maíz, jitomate, acelga, zanahoria, kale, mostaza, frijol para producir alimento.

 

¿POR QUÉ COMEMOS LO QUE COMEMOS?

 ​En el corazón de la sierra hidalguense queremos demostrar que otra agricultura es posible; una agricultura ecológica que al mismo tiempo regenere el suelo y provea comida de bajo índice glicémico. En un país diabético como México necesitamos comer más variado, más leguminosas, menos harinas refinadas, más nueces y semillas. La agroecología ha demostrado que un territorio puede ser muy productivo sin necesidad de agroquímicos. El reto ya no es un tema de productividad, es sin embargo un tema de gestión y cadenas de valor. ¿Es viable producir, distribuir y comercializar productos ecológicos y de temporada, a gran escala? Proyecto La Guajolota busca reflexionar sobre los procesos productivos y su relación con los sistemas alimentarios. ¿Por qué comemos lo que comemos? Y, ¿cómo le hacemos para comer mejor?


 

Ciudad de México / Tianguistengo, Hgo., Mexico

©2018 by Proyecto La Guajolota